Finlandia

La Finlandia de la era Post-Nokia: "Ruotsalaisia emme ole, venäläisiksi emme voi tulla, meidan täytyy olla suomalaisia" Snellman

El servicio de correos: Posti.

leave a comment »

Si empiezas la semana esperando un correo urgente, o que tendría que llegar pronto, si el lunes no llega, no esperes al martes, porque el martes no hay reparto.

Si tienes un código de seguimiento por Internet y el paquete ha llegado, puedes ir a recogerlo, o si tienes que enviar algo, las oficinas están abiertas, pero no hay reparto, no echarán cartas en tu buzón.

No sé muy bien de donde salió esta idea de reducir un día el reparto, supongo que salió como una forma de ahorro para la empresa que parece que últimamente no le va muy bien. Pero es una medida muy criticada, y más cuando Posti ofrece otro tipo de servicios que no son los tradicionales del servicio de correos, como cortar el césped del jardín, o luego rastrillar las hojas en otoño. Mucha gente piensa que en vez de tanto diversificar, deberían centrarse en lo que se supone que correos hace, en el servicio de correos y estos servicios como que Posti corte el césped son una vergüenza, como una forma de apartarse de su función esencial de un servicio postal.

Correos antes, en los años antes de la caída de Nokia, era un servicio eficiente, echabas una carta antes de las 16 en el buzón o en la oficina de correos, y al día siguiente estaba en su destino. Hoy esto no pasa, no solo no se sabe si va a llegar al día siguiente, sino que dependiendo de la prisa que tengas será mejor no enviarla un lunes sino mejor el martes, que el martes no hay reparto.

También cerraron hace unos años la mayoría de las oficinas de los barrios de la periferia y buzones, dejando prácticamente las del centro, aunque en algunos kioscos puedes recoger paquetes y enviarlos. Pero esto fue otra forma de degradar el servicio, al tener que ir al centro para recoger o enviar algo. Un aspecto positivo de tener este servicio en los kioscos es que tienen un horario más amplio, e incluso están abierto los fines de semana.

Resumiendo, que el servicio de correos de Finlandia, Posti, estos días funciona como el coño de la Bernarda.

Anuncios

Written by Kullervo

12 octubre, 2018 at 19:22

Publicado en Finlandia

La primavera en la ciudad, huele a pipí y caca de perro.

leave a comment »

Con la llegada de la primavera y el deshielo, el pipí y las cacas de perro que se han ido acumulando durante los meses de invierno, y que se han ido conservando en perfectas condiciones de congelación, empiezan poco a poco a ganar terreno y la naturaleza devuelve a la calle, lo que no es suyo.  La calle se llena de mierda. Las mierdas antiguas en combinación con las recientes, hace imposible caminar por la acera sin ir mirando cada metro de suelo que tienes en frente.

Un año caminaba de vuelta a casa y me sorprendió ver que todas las mierdas de perro estaban como a treinta centímetros de la cuneta. Intrigado por este extraño fenómeno, me puse a pensar porqué estaban en medio de la acera y no en la cuneta como suele ser su sitio habitual. Al final, el tema estaba en que por la mañana la nieve cubría parte de la acera donde la habían ido acumulando el quitanieves. Los perros habían cagado sobre la nieve de la parte más cercana a la cuneta, y los dueños la habían dejado allí para mejorar la belleza y el buen nombre del bario donde viven. Con el paso de las horas, el sol había ido derritiendo la nieve, así que las mierdas que por la mañana se dejaron los dueños sin recoger en la cuneta, aparecían a media tarde casi en medio de la acera, como si los dueños de los perros se hubieran puesto de acuerdo en molestar más al peatón despistado.

Así que si vas por estas fechas caminando por una acera y te encuentras mierdas de perros fuera de la cuneta, que no es porque alguien ha estado enseñando al perro a cagarse en medio de la acera, sino que fue el sol, el que derritió la nieve, que sirvió de cuneta cagadero, para que los vecinos perezosos y poco cívicos no tuvieran que limpiar las mierdas que sus perros habían dejado.

En resumen, mierdas de ayer y hoy, de todas las texturas y edades, combinándose con el barro, la gravilla y el hielo, para dar su toque especial primaveral a la calle finlandesa. Y es que no hay nada más bonito que un barrio lleno de mierda, un barrio donde tus vecinos con perros no recogen sus mierdas. Vecinos a los que no dices nada porque cada vecino se aleja de su propio bloque y se va a cagar al del vecino, así que aunque no recojan las mierdas, por lo menos se evitan de que les digan algo.

Rodeados de naturaleza y por las mierdas  que marcan el camino. Por donde pasa el sendero, por ahí tienes la mierda. Por donde caminas, camina también los dueños de los perros y ahí dejan sus trofeos.

A mi la mierda de perro no me molesta, es algo que forma parte del paisaje urbano y que el perro hace lo que tiene que hacer. Lo que me molesta, es que el dueño del perro piense que no pasa nada, que esa mierda no es la de su perro, que serán las de otros, aunque él /ella tampoco recoge las suyas. Tampoco piensa que una mierda congelada no se descompone hasta que no llega la primavera, y que más o menos se mantiene hasta que se descongela. Que una mierda en la nieve no es como una mierda en el campo, el blanco desentona con el color mojón y la nieve solo moja pero la mierda mancha, apesta y es difícil de limpiar.

En resumen, primavera finlandesa en la ciudad: ¡mucho mierta!

Written by Kullervo

10 abril, 2018 at 20:54

Publicado en Finlandia

El viajero sin viaje.

leave a comment »

Hay cosas que piensas, y que te dices a ti mismo que nunca vas a escribir. Un buen tema, un buen título, lo tienes ya listo y pensado, pero no, ni estaba listo, ni estaba escrito, era solo una borrachera. Puede que al final te levantes a escribirlo, pero aunque parecía que tenías todo el escrito, a la hora de empezar te das cuenta que no puedes porque no habías pensado en lo fundamental: la primera frase tras el título. El comienzo que enlaza con el resto del escrito, ya listo, y que solo le falta un final que en esos momentos ya no es importante y es lo de menos.

Volviendo atrás en el tiempo, me veo cuando llegué y como buen viajero me bajé en la estación. Como recién llegado nadie parece creer que vas a quedarte mucho tiempo, aunque sabes perfectamente que vienes a quedarte, por lo menos una temporada y así te presentas y te presenta tu anfitrión.

Luego con los años viene el siguiente examen: Ya has pasado los exámenes anteriores que te cuestionaban si volverías de nuevo a pisar Finlandia, viajar a Finlandia no fue algo excepcional. Llevas tiempo preparando este momento, lo has intentando otras veces pero no cuajó, ahora ya es la definitiva: Te mudas a Finlandia. Tu vida es ahora estar con tu acompañante, porque como no eres de aquí, tu llegada no tiene sentido sin tu anfitrión al lado, en este caso anfitriona.

El problema está cuando van pasando los años… Van pasando los años, sigues siendo un “viajero”… aunque llevas diez años sin viajar, diez años de residencia permanente.  Aunque ya no eres un recién llegado, nadie parece creer, todavía, que vas a quedarte mucho tiempo, aunque saben perfectamente que venías a quedarte… aunque no te guste, pero así es la vida. Aprendiste el idioma, te adaptaste al nuevo ambiente, a los inviernos, los fríos y las oscuridades, a los silencios y las soledades, encontraste una forma de ganarte la vida a pesar de las dificultades, pero hoy sigues siendo un “viajero”, en el fondo ese era tu rol cuando llegaste y lo sigue siendo.

Aunque no estés de acuerdo con ese rol de viajero, porque no llevas mochila, ni maleta, ni vas en tren, en metro en autobús o caminando a algún sitio, llega el día que a pesar de todo aceptas que sí eres un “viajero”. La sensación que tienes es que asimilas lo que dice el estereotipo, que no vas a quedarte mucho tiempo.

La verdad que en mi primer año en Finlandia viví esto, pero en aquel tiempo sí era realmente un viajero, mi primer año aquí y normal que nadie viera que fuera a durar mucho tiempo, pero lo que no sabía es que esto de ser “viajero” me iba a durar todavía hoy. Tampoco sabía que esta historia al final acabaría haciéndome gracia.

 

Written by Kullervo

7 marzo, 2018 at 22:46

Publicado en Finlandia

Suomalaista palvelua, suomalaista työtä

leave a comment »

Mientras estaba almorzando, aparté el periódico y lo cambié de lado para no leer una y otra vez la misma noticia de la portada. Le di la vuelta y dejé el periódico doblado con los anuncios de la primera página visibles. Seguí comiendo y me empezaron a llamar la atención unos pequeños iconos con la bandera finlandesa que tenían cada uno de los anuncios, cada uno a su estilo. El primero decía “Suomalaista palvelua” (servicio finlandés) y el segundo anuncio “Suomalaista työtä”(trabajo finlandés).

Me llamó la atención al hacerme la pregunta: Si yo, español como soy, estuviera trabajando en esas empresas, ¿dejaría el servicio de ser “finlandés”, sería ahora un servicio español, o peor, sería un servicio extranjero por el simple hecho de trabajar en una empresa finlandesa sin ser nativo? y en el caso del trabajo, ¿dejaría este trabajo de ser finlandés o hecho en Finlandia, si el que lo hace no es nativo?

IMG_20170531_114214

Cuando un producto es nacional, de producción finlandesa, suelen llevar un icono como una llave y la bandera finlandesa y así se promociona ese producto (parecido al de la imagen anterior). Es una buena campaña que invita a consumir productos locales y cercanos, que fomentan el producto nacional, la economía local y fomentar a las empresas nacionales. Pero en el caso de estos anuncios, es como si se hubieran pasado de frenada con el nacionalismo, intentando hacer algo parecido, pero en este caso con el trabajo y los servicios que se prestan.

IMG_20170531_114232

En la primera imagen, el icono es calcado al de los productos nacionales, pero se ha modificado añadiendo una frase para destacar que aquí lo nacional es el servicio, no te venden ningún producto. Desconozco si en este caso hay empresas extranjeras prestando el servicio de revisión de vehículos, lo dudo mucho, como para tener que hacer esta distinción en términos de la nacionalidad del que presta el servicio. Me llama también la atención, cuales serán los requisitos para que un servicio pueda ser considerado 100% finlandés y si por ejemplo tener a alguien no nativo en la plantilla haría que el servicio dejara de ser 100% finlandés.

En el segundo anuncio, lo que se vende es un producto o una serie de productos en una cafetería. Tiene dos iconos, uno es “Aidosti suomalaista” que se puede traducir como tradicional finlandés o verdaderamente finlandés.  Para mi  este icono no tiene problemas  y por eso no pongo la foto, porque es bueno anunciar una cafetería que sea tradicional finlandesa y que se quiera vender como tal. Me parece incluso interesante este tipo de proyectos y siempre me ha interesado mucho lo tradicionalmente finlandés y su cultura. Es una cosa que aprecio.

Otra cosa muy diferente, es el otro icono que aparece en el mismo anuncio, en la segunda foto: “Suomalaista työtä”. En este caso, lo que se destaca no es el producto, ni el servicio, ni que la cafetería pretenda tener productos tradicionales de una cafetería finlandesa, aquí lo que se destaca es que el trabajo es finlandés.

Si el trabajo es finlandés, ¿significaría que si yo trabajara en esa cafetería el trabajo dejaría de ser finlandés para ser español? ¿o que un pastel o una receta finlandesa, deja de ser finlandesa en esa cafetería dependiendo de quien haga ese trabajo? Considero una estupidez ese icono que anuncia el trabajo como finlandés, cuando un extranjero que haga ese trabajo, seguirá estando en Finlandia, su trabajo estará regulado bajo las leyes e impuestos finlandeses. ¿Qué es en concreto lo que anuncia el icono con la bandera finlandesa y la frase “Suomalaista työtä”?

Conclusiones: Como anuncios que son, y anuncios importantes porque están en la primera página del periódico, está claro que “lo nacional” es un reclamo que vende, no lo pondrían en un anuncio si no mejorara las ventas o diera mejor imagen. También deja claro que este es un debate que está en la calle, la promoción de los “servicios y el trabajo finlandés” frente a otros.

Rechazar servicios y trabajos, y hacer distinciones por la nacionalidad del que los realiza, no sólo es una de las formas más básicas del racismo, sino también una estupidez en términos económicos. Estás rechazando a gente competente para realizar esos servicios y trabajos sin ninguna justificación racional, gente que reside legalmente en este país, como muchos finlandeses en el extranjero.

Me preocupa que este tipo de distinciones en base a la nacionalidad de las personas se vendan bien como reclamo publicitario. También me preocupa que esta discriminación esté más o menos normalizada, que se use y se publicite en distintos ámbitos sin que la gente sea consciente de lo que realmente está diciendo o promocionando. Rechazar el trabajo y los servicios, que puedan prestar  cualquier persona, por el hecho de no ser nativos es una vergüenza muy grande, pero cada empresa es libre de contratar y dar servicios a quien le de la gana. Otra cosa muy diferente es que esta libertad de rechazar al que no es nativo esté bien vista y que forme parte de los valores más básicos de la cultura finlandesa actual y ya aquí estaríamos hablando de otros temas más graves.

P.D.- Tuve la curiosidad de revisar todos los anuncios del periódico y ninguno de los anuncios de las páginas interiores utilizaron este tipo de iconos para promocionar sus productos. Todavía queda esperanza en este país.

Written by Kullervo

31 mayo, 2017 at 10:28

Publicado en Finlandia

En Finlandia, siempre hace frío.

leave a comment »

En marzo estamos en un época donde el sol calienta algo, y dependiendo del año, la nieve empieza a derretirse, incluso hay días en que parece que el invierno se ha ido y ya es totalmente primavera. Pero la realidad de estos días es que el invierno y la nieve parecen que no se van a ir nunca, porque en Finlandia, siempre hace frío.

Claro que aunque haga siempre frío no quiere decir que se pase frío. Por ejemplo en estos días se suele pasar más frío que los peores días de invierno, porque parece que hace mejor tiempo y te dejas en casa la bufanda y luego refresca. También se empieza a sacar los abrigos de entretiempo y son más para protegerte del viento que del frío y luego la garganta lo nota.

Es costumbre esperar el buen tiempo, los días de calor de verano, pero como pasa estos días, puede que esos días nunca lleguen, porque en Finlandia, siempre hace frío. Puede que este sea el origen de la costumbre tan finlandesa de esperar siempre algo, porque ese algo que se espera nunca llega. Ahora le toca al deshielo, se espera que se vaya la nieve, luego que se vaya el frío, luego que lleguen los patos y las gaviotas, Vappu, San Juan y el verano…

Pero aunque se vaya la nieve, el frío se queda. Puede llegar el uno de mayo con alguna hierba en el campo y con media noche con el sol fuera, y que sople un viento que te congele los huesos. O puede que le de por llover aguanieve, despertando de nuevo el fantasma de que el invierno y la nieve no se van nunca.

Diría que el cambio climático está bien visto en estas latitudes aunque no quede políticamente bien reconocerlo abiertamente. Al igual que a los rusos les puede abrir nuevas rutas comerciales por el mar del ártico, aquí se esperan veranos de 30 grados a la sombra como algunas veces han venido. Pero claro aunque esto se espere, no quiere decir que llegue.

Si bien es verdad que la temperatura ha subido en estos años y que los inviernos ya no son como los de antes, esta subida no se ha traducido en veranos más cálidos, sino en otoños mas largos, tanto por un lado como por el otro: el otoño empieza antes y termina más tarde, incluso a veces da la sensación de que es otoño todo el año.

Eso sí, basta que la temperatura suba unos grados y haya algo de luz, para que la gente salga a la calle sin chaquetón o incluso algunos en manga corta, aunque haga 3 grados a la sombra. Porque aunque llegue el buen tiempo, en Finlandia, siempre hace frío.

 

 

Written by Kullervo

20 marzo, 2017 at 12:02

Publicado en Finlandia

La cuestión del racismo.

leave a comment »

Siempre generalizar trae problemas. En principio no diría que la sociedad finlandesa es racista, tampoco soy nadie para clasificar de una forma u otra como es la gente de aquí, no hay sociedad perfecta y todo depende del punto desde donde se mira. Pero si puedo dar unos ejemplos y que cada uno piense lo que quiera.

A diferencia de España, que es una zona de paso entre varios continentes e históricamente siempre habido un trasiego constante de culturas y pueblos, Finlandia no se considera que esté en una zona especialmente transitada, es digamos un pico, donde termina el mundo por el norte y no lo atraviesas a no ser que quieras llegar al polo norte. Tampoco es del todo cierto que esto sea solo una zona donde termina el mundo, a lo largo de la historia, lo que hoy es Finlandia ha sido parte de los distintos reinos vecinos, empezando por los vikingos hasta el día de hoy. Pero la creencia general es que aquí no es fácil llegar y que esto está en la otra punta del mundo. La inmigración no se considera como algo fortuito, sino como algo forzado, como dando a entender, que aquí no se viene por gusto.

Con el tema de la inmigración, en general la gente está contenta ahora por no haber tenido históricamente muchos inmigrantes, no como el vecino Suecia, que tuvo mucha inmigración en los años sesenta y “ahora sufre las consecuencias”, como dijo en un discurso recientemente Donald Trump. Incluso en los años sesenta y posteriores, cuando empezaron a llegar más inmigrantes, las leyes no estaban adaptadas a estas situaciones y ni siquiera sabían que hacer ni como tramitar las cosas ante una persona que llega pidiendo asilo político.

Más que racismo diría que la creencia general es que “en Finlandia, solo hay finlandeses”. Esta región es “tan remota”, (en principio, en realidad está al norte pero no por eso aislada ni remota, ni ahora ni en otras épocas, aunque sí es verdad que las condiciones de vida no han sido nada fáciles en estas latitudes) que la idea general es que aquí la gente de fuera no viene a hacer nada, que ni es una zona de transito ni se puede justificar el flujo de gente hacia aquí. Tampoco es una idea que sea concreta, se tiene esta idea, pero no es algo que te digan o sirva para justificar conductas, pero como la inmigración ha sido relativamente reciente, pues como la frase “antes esto era campo”, pues aquí, antes solo había finlandeses.

En el mundo virtual, el mundo moderno de las redes sociales, me arriesgaría a decir que aquí la cosa da miedo. Como se ha visto el año pasado con la crisis de los refugiados, la gente no se corta al descargar su ira sobre los inmigrantes en las redes sociales. En parte puede ser por desconocimiento, por miedo y porque el ambiente está caldeado por otras cuestiones y rompe por ahí. También por interés político, por desviar el centro de atención a cuestiones que “vienen de fuera” y así se da menos importancia a lo que pasa dentro.

Personalmente no he notado en la calle demasiados problemas con el racismo, alguna vez, pero no contra mi directamente, pero creo que con gente de África y de zonas de religión predominante musulmana hay más problemas y es a diario. Mi experiencia es que viendo lo que hay en las redes sociales, dan ganas de echarse a llorar, pero luego en la calle la cosa no se ve tan grave, está más tranquila, pero puede que simplemente yo hasta ahora he tenido suerte, nada más.

Con el tema de los refugiados está la justificación que no es su problema que en otros países haya guerra, y que encima que no es su problema, tienen que costear esta historia a base de impuestos, que les cuesta el dinero. Hombre, todo esto durante la crisis de los refugiados, ahora la cosa se está suavizando, hay previsto cerrar centros de acogida porque ya no son necesarios y al final la crisis no era tan grave como en un principio se presentó.

Al igual que con los refugiados, que los inmigrantes tengan más tasa de paro, que tengan más dificultades a la hora de adaptarse por no encontrar un empleo, etc, es algo que tampoco consideran su problema. No somos de aquí, ¿para qué venimos? Incluso se piensa que es deseable que así sea, porque así no viene más gente y los pocos que hay pues se tienen que ir porque aquí la vida no les va. Esto se refleja por ejemplo a la hora de encontrar un empleo, que por el nombre la solicitud se descarta y que solo haya algunos gremios que utilicen a inmigrantes como mano de obra, siendo el resto prácticamente para nativos y cuando hay algún inmigrante, éstos tienen una formación varias veces más amplia que la que se necesita para el empleo que están realizando, o la que necesitaría un finlandés para realizar ese trabajo.

Está claro que un inmigrante tiene que demostrar más veces que vale para el trabajo, ése es el trabajo del inmigrante, las cosas no son fáciles y la competencia es grande. Tampoco se espera que la vida en un país que no es el tuyo sea un camino de rosas o como se presentan en los programas de Españoles por el mundo y similares. Pero también está claro que Finlandia es un país moderno y desarrollado, no estamos hablando de un país recién salido de una guerra, de un país aislado del mundo como Corea del Norte, o donde la inmigración sea una cosa “tan nueva, que para nombrarla haya que señalarla con el dedo”, porque todavía no se le ha encontrado nombre a este fenómeno.

En general se considera un problema de fuera, que no es suyo, no es de la sociedad finlandesa. Es como un resfriado, coges un virus, te da mocos, tos y fiebre y estás faltal, pero es un problema de fuera, de un virus de fuera que no debería estar, “no es un problema tuyo”.

Incluso como dice el refrán, “los males no vienen solos”, al problema del desempleo y la inestabilidad laboral, se unen luego los problemas económicos en casa, el barrio donde vives porque no puedes pagar un alquiler más caro, problemas familiares, y es normal que la imagen se auto refuerce: inmigrante, parado, perdedor y problemas en la familia. En las familias con matrimonios de otros países se puede notar este tipo de problemas, como que a lo mejor, tú que eres nativo cambias de coche y tu cuñado de fuera, sigue con el Lada viejo que está mas tiempo roto que funcionando.

Y todo esto se retroalimenta, el inmigrante con problemas que debería haberse quedado en su casa con sus problemas. Está claro que un recién llegado tiene estos problemas, por llegar el último. Es un proceso natural, pero el problema está en cuándo se deja de ser un recién llegado y se empieza a ser, no uno más, porque inmigrante lo seremos toda la vida, pero tiene que llegar el momento que la situación se estabilice y donde la excusa de ser un recién llegado no funciona, porque ya no lo eres, ya no es el caso.

Si después de años viviendo más o menos en la misma situación, ya no puede decirse que es solo problema tuyo, como responsable principal de lo que te pasa. Ahora además, puede que como la cosa no cambió ni ayer ni ahora, lo más seguro es que no va a cambiar mañana, porque al fin y al cabo, el problema es “que no deberías estar aquí”.

Written by Kullervo

25 febrero, 2017 at 21:51

Publicado en Finlandia

¿Doble nacionalidad? Espía seguro.

leave a comment »

El viernes salió a la luz una noticia que tenía todos los ingredientes para triunfar a lo grande: el ejército, doble nacionalidad (lo que viene de fuera) y Rusia. Abrió las noticias el viernes, el sábado y el domingo y todavía tiene fuelle para durar más tiempo dando que hablar, porque ya el viernes hablaron de ellas el primer ministro y el presidente. El primer ministro entre otras cosas dijo que iban a acelerar los cambios en las leyes para tratar este problema.

La cuestión es que en un curso del ejercito sobre drones, el cargo militar al cargo del curso dijo, extraoficialmente, que los que tienen doble nacionalidad no pueden hacer el curso. Este suceso se filtró a la prensa y aunque no existe oficialmente distinciones entre finlandes y finlandeses de doble nacionalidad, a partir de ahora sí existen, queda inaugurado. El primer ministro y el presidente hablaron de la necesidad de cambiar las leyes y acelerar el proceso, para actualizar este tema a la situación actual y de esta forma no se pusieron mal con el ejercito.

También es cierto que las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina y lo del miedo a lo que viene de fuera siempre ha venido bien para juntar al rebaño y ahora que los refugiados los retienen en Turquía, el miedo a lo que viene de fuera tiene que venir de otro sitio, esta vez de dentro, al “enemigo” que tenemos en casa: los de las doble nacionalidades.

En las noticias de hoy domingo entrevistaban a un “profesor”, como figura de autoridad y conocedor del tema, (lo pongo entre comillas, porque aunque sea profesor, no parece muy experto en el tema, aunque claro esto es una opinión personal, como el 100% de lo que hay escrito en este blog). Entre las cosas que dijo, que lo de cambiar la ley hay que hacerlo ya, y como justificación dio que ahora los ciudadanos con doble nacionalidad son pocos y el problema va a ser más grave en unos años. Traducido en plan bruto, que de fuera vienen más extranjeros y cuando tengan la doble nacionalidad a ver como los distinguimos. (Esta traducción no es literal ni traducida de ningún idioma, es otra opinión como el 100% de este blog.)

La solución que proponen es no reconocer la doble nacionalidad. España no reconoce la doble nacionalidad con Finlandia, pero esto simplemente se traduce que para España un ciudadano con nacionalidad finlandesa y española, es solo español, no tiene que renunciar a su anterior nacionalidad, ni tienen problemas para conseguir la nacionalidad aunque ya tenga otra.

El tema tiene pinta de habérseles ido de las manos, pero tratándose “de lo que viene de fuera” como que se justifica cualquier barbaridad. El problema de hacer distinciones entre nacionales y nacionales con otra nacionalidad, es que ya estás creando divisiones, como reconociendo a finlandesdes auténticos y finlandeses impuros, al final se traduciría en que un finlandés con doble nacionalidad es semiciudadano. También el criterio es muy simple, porque se puede tramitar la nacionalidad sin salir de Finlandia, en las embajadas. Estaríamos acusando a gente de no ser totalmente finlandés a pesar de serlo y de no haber vivido nunca en otra parte.

Luego está también el problema de las listas negras, el hacer de antemano unas listas con los que tienen dobles nacionalidades para que no puedan entrar en los cursos sobre drones. Pero claro, así se empieza y se puede terminar creando una mili para gente de doble nacionalidad, aunque sean finlandeses auténticos y también en lo genético.

La presunción de inocencia se olvida. Ahora todo el que tiene doble nacionalidad es un espía, una persona que no es leal a su patria, y todo esto por una cuestión administrativa, no por una cuestión basada en pruebas de haber cometido un delito o tener antecedentes.

La verdad que este tema no merece más que un par de párrafos como mucho y ya van muchos más, pero así es el día a día en Finlandia, donde “lo que viene de fuera” no puede traer más cosas que problemas. Ahora pretenden crear un mounstruo por una cuestión administrativa que automáticamente te hace espía y que hay que arreglar con rapidez, como decía el profesor de las noticias, antes de que la cosa llegue a mayores…

Pd.- Otro profesor en otros medios, proponía prohibir la venta de tabaco en todos sitios y dejarlo exclusivamente para las tiendas de Alko. Así que si antes bajabas a la tienda cercana a por tabaco y al mismo tiempo comprabas un litro de leche y pan, ahora cuando bajes a por tabaco a Alko, te lleves un par de botellas de vodka y otra de vino tinto.

Written by Kullervo

5 febrero, 2017 at 21:54

Publicado en Finlandia